La policía se vio obligada a emplear gases lacrimógenos para disuadir a los cientos de protestantes